Una imagen del Cristóbal Colón en alta mar,  pintado de blanco

EL PECIO

"Pienso alistar los buques en el menor tiempo posible, porque a mi juicio Santiago de Cuba pronto estará en situación difícil si no se le envían recursos"
Del telegrama de Cervera al Ministro de Marina al día siguiente de su llegada a Santiago de Cuba


[ Las imágenes están extraidas de una filmación submarina facilitada por Teodoro Rubio Castaño,
un gran conocedor del pecio del crucero español.]


El pecio del Colón reposa a una profundidad máxima de 31 metros, sobre un fondo arenoso y en aguas de una visibilidad excelente.
Se accede a su casco desde una playa formada por cantos rodados: la playa de La Mula.
Los peces hacha son habitantes habituales de sus hierros retorcidos, que también sirven de plataforma para las esponjas, las anémonas y las gorgonias que tapizan su casco. Amén de un sin fin de otras especies marinas.
El tiempo ha transformado la máquina creada por el hombre para sembrar de muerte el mar en un hábitat lleno de vida.
Sumérgete en su interior de la mano de Teodoro Rubio Castaño.




VOLVER